Lecturas en 2016

Este año me hubiera gustado leer de forma más ordenada, pero condicionado por las circunstancias del mismo no ha podido ser así. El resultado ha sido una constelación de libros centrados en pocas temáticas y muy influenciado por el ensayo. Seguramente no podamos hablar de lecturas, sería más correcto hablar de obsesiones que me han perseguido todo este año, he ido alimentándolas todo lo que he podido.

Dentro de la gran cantidad de libros que han pasado por mis manos, podría decir que la gran mayoría han sido muy buenos, aunque alguna bazofia también me he cruzado. Fruto de esto me es muy complicado poder hacer una pequeña selección de los que más me han gustado, además que siempre me ha costado mucho elegir, así que por ello y la falta de tiempo que me han acompañado estos 365 días voy ha realizar una lista con los que consideraría casi imprescindibles. Si que me gustaría apuntar que el libro que quizá ha marcado todo el año de lecturas ha sido Un comunismo más fuerte que la metrópoli, Marcello Tarì (Traficantes de Sueños). Este si que es obligado al ciento por ciento.

  • El comú català, David Algarra (Potlatch Ediciones)
  • El príncipe, Nicolás Maquiavelo (Edaf)
  • Seis conferencias: Sobre la tradición marxista y los nuevos problemas Manuel Sacristán (El viejo topo)
  • Bienvenidos al desierto de lo real, Slavoj Zizek (Akal)
  • Sociofobia, Cesar Rendueles (Capitán Swing)
  • En Bruto, Cesar Rendueles (Catarata)
  • ¿Qué es la cultura popular?, Antonio Gramsci (PUV)
  • La hipótesis cibernética, Tiqqun (Acuarela & A.Machado)
  • La danza de Mili sobre el hielo, Rote Zora (Diaclasa)
  • Narcocultura, Layla Martínez (Antipersona)
  • Spartakus, Furio Jesi (Adriana Hidalgo Editora)
  • Introducción a la sociologia, Theodor W. Adorno (Gedisa)
  • ¿Dónde está mi tribu?, Carolina del Olmo (Clave Intelectual)
  • Contra el running, Luis de la Cruz (Piedra Papel)
  • La sociedad implosiva, Corsino Vela (Muturreko)
  • Los obreros contra el trabajo, Michael Seidman (Pepitas de calabaza)
  • Historia de las utopías, Lewis Mumford (Pepitas de calabaza)
  • Desierto, Anónimo (Aqui el pdf que leí)

Esperemos que el 2017 traigan muchas más lecturas, ya tengo una buena pila esperándome pendientes de este año que se cierra.

Sobre las utopías parciales

La palabra utopía puede referirse bien al griego “eutopía”, que significa buen lugar, bien a “outipía”, que quiere decir no lugar. Lewis Mumford en su libro Historia de las utopías aborda la complicada labor de intentar explorar las utopías históricas, su objetivo era el descubrir lo que les faltaba y definir lo que todavía resultaba posible. El capítulo onceavo del libro lo dedica a hacer balance de lo llama utopías parciales, estas es lo que podríamos llamar los diferentes “-ismos” que surgen entre finales del XIX y principios del XX.

El análisis de estas utopías parciales tiene una actualidad asombrosa, ya que gran parte de lo que apunta como carencias de estas, siguen aún sin resolver e incluso plantearse noventa y cuatro años después de plasmarlo en papel. El libro y especialmente este capítulo nos puede ayudar a pensar y con ello debatir de cómo nos planteamos hoy en día estas utopías que parecen ir hacia la outipía y encaminarlas hacia la eutopía.

Evitando la tentación de intentar contaminar su pensamiento con el mio, dejo a continuación algunos de los puntos que me han parecido clave de este capítulo, con la voluntad de que sirvan para el debate tanto con nosotras mismas, como con las demás.

Si bien muchas de estas propuestas sostenían que la maquinaria industrial, debía servir al bienestar común, lo que les faltaba era una idea compartida de lo que es dicho bienestar común.

Sin duda, los hombres trabajan por una idea –es una superstición pensar lo contrario– , pero tarde o temprano el espíritu ha de manifestarse en carne, y si esa idea nunca ve la luz, o en mejor de los casos se queda en un aborto, está condenada a marchitarse.

Lo que quiero decir es que la utopía sectaria es, en términos psicológicos, un fetiche; es decir, una tentativa de sustituir el todo por la parte, derramando sobre la parte el contenido emocional que pertenece al todo.

Aparte de todo lo demás, su primer error consistió en encerrar su problema en el compartimento de la política y la economía, en lugar de ventilarlo ante el ancho mundo. Olvidaron que arreglar una actividad o institución en particular, sin tener en consideración el resto, suponía ignorar la misma dificultad que trataban de superar.

[…] En el caso del orden social el producto y el productor nunca dejan de ser uno y el mismo.

Digamos que no basta un Buda para que una comunidad pueda producir el budismo; se necesita toda una sucesión de budas para que la propia religión no se vea convertida en la odiosa opresión eclesiástica que se impuso en el Tibet. Se trata de un principio de aplicación general.

[…] Resultaba estúpido esperar ningún cambio auténtico o permanente de cualquier programa social que fuese incapaz de regenerar o convertir –se trata de términos religiosos para un fenómeno psicológico común– a las personas que habrían de diseñarlo y llevarlo a cabo.

No entienden por revolución una transvaloración de los valores, sino la disolución y la difusión de las prácticas e instituciones dominantes. […] Como si un cambio de propietarios o en el equilibrio de poder pudiese alterar el rostro de Coketown.

La versión que he leído ha sido la publicada por Pepitas de Calabaza, si tenéis la oportunidad leerlo.

¿Qué pasaría si un día te levantaras y estuviésemos en guerra?

estiguessim-guerra_1445865597_3541500_651x366

Si aquí estuviéramos en guerra… ¿adónde irías? Si las bombas hubieran reducido a ruinas gran parte de España, gran parte de tu ciudad… Si el piso donde vivís tú y tu familia tuviera las paredes agujereadas por las balas, todas las ventanas reventadas, el balcón reventado… Imagina que se acerca el verano y no hay electricidad, sólo funciona la cocina. Tu madre tiene bronquitis y una infección de riñón. Tu hermano mayor ha perdido tres dedos de la mano izquierda debido a la explosión de una mina y, en contra de la voluntad de tus padres se ha unido a la milicia popular. A tu hermana mayor la dispararon y ahora yace, con la cabeza llena de esquirlas de metralla, en un hospital en el que apenas hay instrumental médico. Tus abuelos paternos murieron al explotar una bomba en la residencia de ancianos donde vivían. A ti aún no te han herido, pero vives aterrado. Mañana, tarde y noche.  (Janne Teller, Guerra)

Así es como empieza Janne Teller el corto relato de ficción Guerra, donde intenta ponernos en la piel de una persona que ve su vida suspendida, por algo que nos es tan ajeno como los conflictos armados, de una idea que no podemos comprender, la de convertirnos en refugiados. Seguramente lo más interesante es que lo hace intentando recrear una guerra en nuestro propio país, obligándonos a imaginar que nuestro mundo se desmorona.

Quizá tampoco tenga que ser leído como un relato de ficción y si como una posibilidad de los caprichos geopolíticos, cualquier día nuestra vida se puede poner patas arriba.

Ya no hay más actualizaciones en Facebook,

no hay más selfies,

no hay más trabajo,

no hay más noches de fiesta,

no hay más comida,

no hay más, tan solo guerra.

Mujeres y piratería, Anne Bonny y Mary Read

Esta historia se centra en Nassau, una de las pseudocomunas que se formaron en lo que ahora son las Bahamas, en un tiempo donde surgen las tensiones del proceso de globalización que engendró el capitalismo y las resistencias de los hombres y mujeres por preservar su libertad y medios de vida. Un asentamiento de tiendas y cobertizos en primera línea de playa entregada al vino, la música, a las mujeres y los muchachos.

Durante el siglo XVIII los piratas y corsarios crearon una red global que se dedicaba a negocios prohibidos, no se tienen que contemplar cómo unos simples proto-capitalistas o salteadores marítimos. Eran una especie de bandidos sociales, elegían a sus capitanes democráticamente, rechazaron la nacionalidad y huyeron de los siniestros beneficios del imperialismo que estaba surgiendo, tales como la esclavitud, el servilismo, el racismo y la intolerancia, de las torturas de la expropiación y la muerte en vida de las plantaciones. Se establecían en asentamientos temporales que utilizaban de base, sus verdaderas repúblicas eran sus barcos, que navegaban bajo artículos, que eran sus leyes internas consensuadas. Pero a los poderes de aquel momento les interesaba retratarlos como unos monstruos.

“Todas las sociedades necesitan crear enemigos externos como forma de definirse. Algunos de estos enemigos se convierten en auténticos monstruos capaces de concentrar todos los temores de la sociedad, de servir como arquetipos a los que se dirigen todos los odios y miedos.” Occidentales en ISIS. La construcción social del monstruo yihadista – Ed. Antipersona

Esto no fue solo cosa de hombres, también algunas mujeres fueron piratas y esta es la historia de dos de ellas, que se saltaron todas las leyes de época, fueron unas rebeldes entre los rebeldes. No pidieron permiso a la vida para vivirla.

default

Anne Bonny, también conocida por el diminutivo de Boon nació el 8 de marzo de 1698 en County Cork, Irlanda. Junto a su compañera Mary Read fueron las únicas dos mujeres declaradas culpables de piratería en el siglo XVII, edad de oro de esta en el mar Caribe.

En su adolescencia su constantes enfrentamientos con su progenitor, un abogado el cual tuvo que emigrar a Carolina del Sur a consecuencia del revuelo que causó que la madre de Anne fuera una de las criadas de su esposa. Sería necesario recordar que durante aquella época el papel asignado a la mujer era el de procrear y cuidar de la familia, este modelo de vida no agradaba a muchas mujeres, que por principios, miedo o costumbre no se revelaron como lo hizo Anne Bonny.

A los dieciséis años se enamoró de un marinero llamado James Bonny, quien había flirteado con la piratería, Anne se sentía atraída por este tipo de vida, la pirata, símbolo de libertad, que confrontaba con la vida que había diseñado su padre y la sociedad para ella. Su padre desheredó a su única hija, ya que creía que la intención de James era quedarse con su fortuna, esto provocó que el matrimonio abandonar Charlestone y probará fortuna en New Providence (Nassau), en las Bahamas. Antes de marchase quemó varias plantaciones de su progenitor.

Su carácter arrollador, sus modales vulgares como los de cualquier pirata y su atractivo, hicieron que pronto Anne se hiciera célebre en la isla. Acababa de cumplir 20 años y trabajaba de tabernera en Nassau, la vida en la taberna se volvía interminable y su marido pasaba largas temporadas fuera de casa. Decidió de nuevo dar un giro a su vida y materializar su sueño de ser pirata, intentar encontrar esa libertad que le quemaba por dentro. Se enroló disfrazándose de hombre en un barco y empezó su vida como pirata, junto a Jack Rackham su nuevo amor en aquella época, en un principio se redujo a pequeños golpes con escaso resultado. En el transcurso de este primer año tuvo un aborto, Anne se deprimió tanto que decidió regresar junto a su esposo a Nassau.

El marido consciente de las andanzas de Anne en su nueva vida y de su historia con Jack, denunció el caso antes el gobernador Wood Rogers, que amenaza con azotarla públicamente. La pareja decidió reunir una tripulación y robar un barco en el puerto, así reanudaron su carrera en la piratería, pero esta vez al mando de su propio barco. Esta nueva temporada tampoco destaca por unos botines muy cuantiosos ya que se dedicaban sobre todo a atacar pequeñas embarcaciones de pescadores. Cuentan las historias que Bonny se quedó de nuevo embarazada y el bebé lo dejaron a cargo de unos conocidos de Jack en Cuba.

La casualidad (o destino) les llevó a capturar un barco alemán donde se encontraba un joven bello y delicado que llamó la atención de Anne, este se unió a la tripulación del barco que comandaba junto a Jack. Aquí empezó una relación de amistad, sororidad y amor, este joven resultó ser Mary Read. Intentaron mantener el secreto, a espaldas de Jack, pero este les acabó descubriendo. La nueva identidad de Mary fue puesta en común entre la tripulación del barco, Mary y Anne presentaban batalla, eran tan combativas como cualquier miembro de la tripulación, se ganaron el respeto de todos ya que lo importante no era la condición de raza o género, sino la solidaridad y apoyo mutuo que se forjaban en cada batalla al guardar la espalda de las demás. Hay quienes aseguran que durante esta época surgir un trío amoroso entre las dos piratas y Jack, pero no hay documentación que lo pueda corroborar.

tumblr_mampya8IcG1rpj02bo1_1280

En 1720 en gobernador de Jamaica ordenó capturar el barco donde se encontraban estas dos mujeres ya que estaban cosechando buenos botines en la zona, en octubre un navío comandado por Jonathan Barnet logró abordar el barco. La mayor parte de la tripulación se encontraba ebria y no opusieron batalla, algunos de ellos las abandonaron, las Mary y Anne no estaban dispuestas a ser capturadas, así que iniciaron una cruenta batalla para no ser capturadas, Mary incluso llego a matar a dos miembros de su tripulación y herir a Jack. Dejaron bien claro que estaban juntas en el amor y la guerra, cualquiera que intentara obligarlas a hacer algo contra su voluntad tendría que rendir cuentas antes sus espadas, al capitán Barnet y a sus hombres les costó más de una hora apresarlas.

El juicio contra ellas se celebró en las siguientes semanas, tuvo mucho repercusión en el Caribe, además que se redactaron por primera vez informes que constataban la existencia de mujeres piratas, seguramente fueron más las que optaron por buscar la libertad en este tipo de vida, pero no han quedado documentadas. Toda la tripulación del barco fue condenada a la orca, pero Anne y Mary aseguraron encontrase embarazadas, así que su ejecución se pospuso hasta que dieran a luz para no matar al nonato inocente. A los pocos meses de permanecer presa Mary murió a causa de unas fiebres.

Antes de la ejecución de Jack, Anne pidió que se le permitiera visitarlo, las únicas palabras que le dirigió fueron, “Lamento verte así, Jack. Pero si hubieras luchado como un hombre, ahora no tendrían que colgarte como a un perro”.

Esta historia tiene un final confuso ya que Anne desapareció de repente de la cárcel en Jamaica, algunas fuentes aseguran que su padre convenció al gobernador para que la pudiera llevar a un convento y ordenarla moja. Otras aseguran que Anne consiguió escapar y tener una nueva vida anónima en Carolina del Sur.

Bibliografía:

  • Anne Bonny – Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Anne_Bonny
  • Mary Read – Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Read
  • Gay Histori & Literature – Rictor Norton http://rictornorton.co.uk/pirates.htm
  • Utopías Piratas – Hakim Bey Ed. CorazónDeFuego https://corazondefuegorecs.files.wordpress.com/2010/02/utopias_piratas_hakimbey_web.pdf
  • Interné en general

Mi 2015 en libros

Seguramente este ha sido el año que más he leído en mi vida, aún no se si es bueno o malo, pero de lo que estoy seguro es que me he encontrado textos que me han hecho vibrar desde la primera página. Aquí me voy a centrar en señalar algunos de estos libros o fanzines, lo que más me han marcado, me quedo en mi memoria muchos más, al igual que mucho artículos o documentos. También intuyo que se me han olvidado algunos, pero eso seguramente ya sea otro tema.

A nuestros amigos

– La insurrección que viene y, Comité Invisible (Melusina — Pepitas de Calabaza). Ya se que esto son dos libros y no uno, pero creo que si se leen hoy en día se tienen hacer como uno en su conjunto. Posiblemente sea de lo que más me ha marcado en este año. Esa mezcla de análisis político canallesco que tienen para forjar su teoría me fliparon mucho, soy consciente que han dejado heridas en el cerebro que tardaré tiempo en cerrar, ya que lo abrieron y lo hicieron pedazos.

The Housing Mounter

– The Housing Monster. Trabajo y vivienda en la sociedad capitalista, Prole.info (Klinamen). Era uno de esos libros que tenía pendiente hacía tiempo, lo leí durante un viaje de bastantes horas que gracias a este texto se hizo muy soportable. Como siempre Prole.info nos explica cosas complejas de una forma sencilla, en este sentido lo clavan aventurándose en el mundo de la vivienda y su relación con el trabajo asalariado. Uno de los imprescindibles de tener en cualquier biblioteca.

Feminismo para principiantes

– Feminismo para Principiantes, Nuria Varela (Zeta Bolsillo). ¿Tengo una base clara sobre el feminismo? Esa es la pregunta que me hice antes de que me recomendarán este libro, seguramente hoy en día aun no la siga teniendo, pero gracias a este libro de Nuria Varela me pude adentrar en como han ido surgiendo las diferentes corrientes del feminismo en la historia y entender un poco mejor cada época, la verdad que respondió muchos de mis interrogantes.

Capitalismo canalla

– Capitalismo canalla, César Rendueles (Seix Barral). Este año me he reconciliado con Rendueles a través de su último libro, después de una buena época leyendo ensayos, encontré esto y me permitió descansar un poco la cabeza, la verdad que me hacía falta. En el autor a través de sus lecturas construye una historia personal y nos muestra en ella la del capitalismo, desde su surgimiento hasta nuestros días. Un libro muy inteligente y brillante.

Miguel Hernandez

– Antología poética, Miguel Hernandez (Austral).Tengo que reconocer que he estado muchos años si leer nada de poesía y aún no se muy bien porqué. Tampoco se muy bien como empecé un día a leer a Miguel Hernandez, pero lo que tengo claro es que desde el primer momento me cautivó con su pasión y talento. “Entre la flores te fuiste. / Entre las flores me quedo.”

Seis días de ira

– Seis días de ira, Antipersona (Antipersona). Lo he leído dos veces esta año, la primera una tarde calurosa de verano, la segunda una fría y oscura de invierno. Las dos veces ha sido un placer caminar por las calles de Barcelona mientras ardía y se mostraba hermosa.

Drones

– Drones, Enric Luján (Virus). Sin duda es uno de los mejores libros que he leído este año. El análisis que hace Enric sobre la guerra, tecnología, el control social y las sociedades donde vivimos es formidable. Lo disfruté como un niño, me hizo pensar y reflexionar mucho. Vamos lo que le suelo pedir a un libro.

Este año se quedan mucho pendientes por acabar o empezar, pero muchos. Espero que el año que viene me de tiempo a todos.

¿Y si lo único que tuviéramos que hacer es matarlos de hambre?

Jack London
Jack London

Este es el planteamiento central del cuento La huelga General de Jack London.

En el nos transportamos a la ciudad de Chicago a principios de 1900, nos ponemos en el papel de un burgués que un buen día se despierta y se encuentra que los obreros se han levantado en huelga. A través de esta historia podemos ver las desventuras que vive el protagonista por la falta de alimento que han provocado y preparado desde hacía tiempo los sindicatos.

“Lo que me molesta es que os estéis quejando ahora porque os hayan hecho probar vuestra propia medicina. ¿Cuántas huelgas habéis ganado rindiendo al obrero por el hambre? Bien, los trabajadores han ideado un plan para rendiros a vosotros de la misma manera. Quieren el convenio, y si lo pueden obtener haciéndoos pasar hambre, os dejarán sin comida.”

Igual lo único que tenemos que hacer es que pasen ellos hambre…