¿Qué pasaría si un día te levantaras y estuviésemos en guerra?

estiguessim-guerra_1445865597_3541500_651x366

Si aquí estuviéramos en guerra… ¿adónde irías? Si las bombas hubieran reducido a ruinas gran parte de España, gran parte de tu ciudad… Si el piso donde vivís tú y tu familia tuviera las paredes agujereadas por las balas, todas las ventanas reventadas, el balcón reventado… Imagina que se acerca el verano y no hay electricidad, sólo funciona la cocina. Tu madre tiene bronquitis y una infección de riñón. Tu hermano mayor ha perdido tres dedos de la mano izquierda debido a la explosión de una mina y, en contra de la voluntad de tus padres se ha unido a la milicia popular. A tu hermana mayor la dispararon y ahora yace, con la cabeza llena de esquirlas de metralla, en un hospital en el que apenas hay instrumental médico. Tus abuelos paternos murieron al explotar una bomba en la residencia de ancianos donde vivían. A ti aún no te han herido, pero vives aterrado. Mañana, tarde y noche.  (Janne Teller, Guerra)

Así es como empieza Janne Teller el corto relato de ficción Guerra, donde intenta ponernos en la piel de una persona que ve su vida suspendida, por algo que nos es tan ajeno como los conflictos armados, de una idea que no podemos comprender, la de convertirnos en refugiados. Seguramente lo más interesante es que lo hace intentando recrear una guerra en nuestro propio país, obligándonos a imaginar que nuestro mundo se desmorona.

Quizá tampoco tenga que ser leído como un relato de ficción y si como una posibilidad de los caprichos geopolíticos, cualquier día nuestra vida se puede poner patas arriba.

Ya no hay más actualizaciones en Facebook,

no hay más selfies,

no hay más trabajo,

no hay más noches de fiesta,

no hay más comida,

no hay más, tan solo guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *